COVID-19 Updates: Visit our Learning Goes On site for news and resources for supporting educators, families, policymakers and advocates.

Learn More

Education Policy

Garantizar la equidad educativa durante y después de COVID-19

La pandemia COVID-19 ha tenido efectos devastadores en nuestra sociedad. Además de presentar nuevos desafíos, la pandemia ha exacerbado las desigualdades educativas existentes para los estudiantes de color, los que tienen discapacidades, los de hogares con bajos ingresos y los que se encuentran sin hogar.

Manteniéndose fiel a su misión, IDRA continúa abogando por la equidad educativa en todas las respuestas al COVID-19 que afectan a nuestras escuelas e instituciones de educación superior K-12. Las escuelas públicas K-12 deben recibir un apoyo excepcional en este momento crítico. A medida que nos enfrentamos a cambios inciertos en las operaciones, instrucción y financiamiento de las escuelas públicas en el futuro previsible, IDRA propone las siguientes políticas para preservar y promover la equidad educativa.*

Aquí puede encontrar:

  • Políticas para apoyar el aprendizaje hasta el verano y el año escolar 2020-21
  • Información de presupuesto y política para distritos escolares en sesiones legislativas estatales
  • Recursos y herramientas vinculados para garantizar la equidad en las respuestas al COVID-19

El personal de IDRA está disponible para asesorar y asistir a su distrito escolar o agencia educativa local (LEA, por sus siglas en inglés) para garantizar la equidad durante y después de COVID-19. Para obtener más información, comuníquese con la Directora Adjunta de Políticas, Chloe Latham Sikes, Ph.D., a: chloe.sikes@idra.org ó con el Director Regional de Políticas y Participación Comunitaria, Terrence Wilson, J.D., M.P.A., a: terrence.wilson@idra.org.

IDRA EAC-South también está disponible para solicitudes de asistencia técnica.

*Este sitio es un documento vivo y continuará siendo actualizado de acuerdo con guías de salud, cambios de políticas e investigación.


Sección 1: Políticas para apoyar el aprendizaje en el año escolar 2020-21

Fase I: Pasar por el verano de 2020 y prepararse para el año 2020-21

Los estudiantes, las familias y los maestros tienen necesidades inmediatas que deben ser satisfechas a medida que comienza el nuevo año escolar. La “caída de verano” (pérdida de conocimientos y ganancias académicos de los estudiantes con respecto al año anterior) ya afecta más intensamente a los estudiantes marginados, y los expertos predicen que será peor este año. 

Para mitigar las pérdidas académicas y sociales de los estudiantes y trabajar hacia la equidad educativa ha medida que iniciamos este año escolar, IDRA recomienda lo siguiente.


Fondos y recursos adicionales deben canalizarse para hacer frente a los problemas relacionados con la pandemia

Canalizar fondos de la ley CARES y otros estímulos económicos federales hacia entornos de educación K-12 que sirven a altas poblaciones de estudiantes marginados. Los Estados deben mantener métodos anteriores para calcular los niveles de financiamiento para servicios equitativos para las escuelas privadas en virtud del Título I-A de la ley ESSA.

Utilice fondos de estímulo federales y estatales para el soporte de dispositivos y conexiones para estudiantes.

Aproveche los recursos para sostener las provisiones educativas y de servicio estudiantil tanto como sea posible, incluyendo instrucción académica, comidas, servicios de salud, prácticas de aprendizaje socioemocional y otras oportunidades educativas.

Invierta en contratar profesionales adicionales de salud mental, incluidos consejeros y trabajadores sociales. Es más importante que nunca lograr las proporciones recomendadas e incluso ir más allá con el fin de abordar el trauma único y las necesidades de los estudiantes, las familias y el personal de la escuela. Profesionales adicionales también pueden ayudar a mantener contacto con las familias durante el cierre de la escuela.

Distribuir materiales adicionales y recursos de conectividad a través de escuelas e instituciones de educación superior para mejorar el acceso digital y la alfabetización de los estudiantes y las familias, o su conocimiento del uso efectivo de dispositivos digitales y conexiones. Todos los materiales deben estar disponibles en el primer idioma de las familias para ayudar a la instrucción en el hogar.

Asegurar que los fondos de emergencia (estatales y federales) se utilicen para abordar las necesidades de las escuelas que surjan y que estén relacionadas con el virus, y que además complementen, no suplanten los fondos de educación básica. Los Estados y los organismos de educación locales deben continuar con el mantenimiento de los esfuerzos para la financiación escolar y utilizar fondos adicionales para desafíos adicionales. Los distritos escolares que no tienen recursos adicionales para abordar necesidades no provistas de COVID-19 no deben ser penalizados con una escasez de financiamiento posterior.


Los distritos escolares deben desarrollar sistemas de apoyo para las necesidades académicas, sociales y emocionales de los estudiantes.

Desarrollar pequeños comités que incluyan un consejero, trabajador social o enlace familiar que pueda asegurar que las circunstancias sociales particulares de la familia se tengan en cuenta de alguna manera al determinar las necesidades del estudiante. Estos comités pueden evaluar las circunstancias individualizadas de un estudiante y dirigirse a los apoyos, recursos y materiales apropiados para mitigar la “caída de verano” académica y la correspondiente “caída de COVID”.

Ampliar el uso de sistemas de evaluación formativa (como comités de graduación individuales en Texas). Las evaluaciones formativas miden el progreso de los estudiantes a lo largo del tiempo y consideran una variedad de factores para determinar el dominio del curso. Estas evaluaciones son particularmente importantes para realizar un seguimiento del aprendizaje cuando se cancelan las evaluaciones estatales y con el uso de plataformas de aprendizaje digital debido a COVID-19. Generalmente, el uso de una sola prueba para determinar el logro o el avance de los estudiantes perjudica a los estudiantes y maestros y no mide con precisión el éxito ni aborda las necesidades de aprendizaje.

Involucrar a las familias y otras partes interesadas en las decisiones sobre el uso de los fondos a través de encuestas, reuniones, etc. Utilice especialistas de apoyo familiar para este propósito.

Fomentar programas de tutoría entre edades entre los estudiantes. Estos programas pueden fomentar los lazos comunitarios mientras se utilizan las habilidades digitales de los jóvenes adultos para construir relaciones académicas. Los programas pueden ser monitoreados por maestros y otro personal educativo.


Los educadores deben mantener altas expectativas académicas para los estudiantes que los preparen para la admisión, la inscripción y el éxito en la universidad.

Trabajar en conjunto con las escuelas K-12 y las instituciones de educación superior para mejorar la información de inscripción y asesoramiento universitario para los estudiantes y las familias. Las escuelas deben actualizar con frecuencia la información y las comunicaciones en línea sobre los requisitos de admisión a la universidad, cómo obtener las transcripciones y las cartas de recomendación de los maestros, los ajustes relacionados con COVID-19 así como oportunidades de ayuda financiera y becas.  

Las instituciones de educación superior deben hacer que la información de admisión de otoño de 2020, primavera de 2021, verano 2021 y otoño de 2021 sea fácilmente accesible para los futuros estudiantes. Las pruebas de admisión a la universidad (SAT y ACT) deben seguir siendo criterios de admisión opcionales dados los cambios en la administración de las pruebas y el acceso a las mismas.

Desarrollar, perfeccionar y mantener plataformas abiertas de comunicación con los estudiantes y las familias para aliviar la confusión y responder a las necesidades y preocupaciones emergentes. Las plataformas en línea deben combinarse con un sólido alcance en persona, en particular con las familias y los estudiantes a los que los distritos han tenido dificultad de contactar.  Los distritos deben comunicar la siguiente información:

  • Se debe aconsejar a los estudiantes que accedan a rigurosos cursos preparatorios universitarios en la escuela secundaria y mejoren el apoyo de instrucción para que los estudiantes puedan tener éxito en esos cursos.
  • Las escuelas deben proporcionar prácticas conductuales de apoyo para las familias que llevan a cabo instrucción en el hogar en este momento.
  • Los consejeros deben proporcionar información completa sobre los recursos (recursos comunitarios y en línea, sitios de alimentos, etc.).

Asegurar que la implementación de la instrucción digital por parte del distrito escolar sea lo más completa posible para responder a la pandemia. Sin embargo, los distritos escolares y las agencias estatales de educación deben priorizar los apoyos para los entornos de educación pública en persona (no charter virtuales u opciones privadas, etc.).

Ampliar el acceso a los servicios de aprendizaje y compensación después de la escuela.

Asegurar que los estudiantes postsecundarios puedan mantener sus créditos del curso ganados y premios de ayuda financiera para el año académico.

Proporcionar actualizaciones oportunas a los estudiantes y ex alumnos en referencia a préstamos federales sobre condonación de préstamos, indulgencia y otros ajustes a sus préstamos a la luz de COVID-19.


Las agencias estatales y los educadores deben priorizar la seguridad, la privacidad y el bienestar de los estudiantes.

Proporcionar suficiente equipo de protección personal para todos los estudiantes, maestros y personal de los campus escolares.

Asegurar que los supervisores de los centros de justicia juvenil y los centros de tratamiento residencial, incluidas las instalaciones del condado, las casas de transición y otros arreglos residenciales para los jóvenes, proporcionen a los estudiantes un acceso consistente y adecuado a los planes educativos. Esto puede incluir la tutoría individual, la distribución de dispositivos y otros apoyos educativos para asegurar que los jóvenes continúen sus estudios con una interrupción mínima.

Adherir cualquier movimiento a la entrega en línea de contenido instructivo, administración de exámenes y otras interacciones de los estudiantes a protecciones de privacidad bajo las directrices de FERPA y mejores prácticas.

Establecer protocolos de agencias estatales y educadores para realizar evaluaciones periódicas e integrales de las necesidades locales para evaluar las necesidades de seguridad, privacidad y bienestar de los estudiantes y familias locales.

Adminitrar y almacenar los datos de los alumnos con cuidado. Se deben prohibir los usos de datos que pongan en peligro la privacidad de los estudiantes o que corran el riesgo de marginarlos.


Fase II: Inicio del Año Escolar 2020-21

Las escuelas tendrán que gestionar los continuos impactos de COVID-19. Con el fin de comenzar el año escolar 2020-21 más preparado para asegurar la equidad educativa, IDRA recomienda lo siguiente.

Los estados y los distritos escolares deben garantizar las protecciones de educación legal para los estudiantes y comenzar el año con atención a las necesidades actuales y emergentes de los estudiantes.

Mantener los derechos civiles de los estudiantes y satisfacer las necesidades educativas, sin exenciones excesivas, incluyendo para servicios de educación especial (IDEA y Sección 504), educación bilingue y políticas de McKinney-Vento. Desarrollar sistemas para evaluaciones iniciales y continuas de las necesidades y el aprendizaje:

  • Las escuelas deben tomar medidas para evaluar el progreso de los estudiantes (sin elementos de alto riesgo) después de la enseñanza a distancia y las vacaciones de verano así como sus necesidades académicas en la reapertura de las escuelas. Estas evaluaciones no deben llevar a que los estudiantes sigan cursos de preparación universitaria menos rigurosos.
  • Los distritos deben continuar las evaluaciones formativas de aprendizaje a intervalos frecuentes, hechas por pequeños comités de maestros, consejeros y otros especialistas educativos.
  • Los distritos deben usar evaluaciones formativas para proporcionar servicios apropiados y tomar decisiones apropiadas de colocación del programa para los estudiantes, particularmente para estudiantes con discapacidades y estudiantes de inglés.

Aumentar el número de consejeros y trabajadores sociales en el personal para cumplir con las proporciones recomendadas de estudiante a profesional y exceder las proporciones recomendadas siempre que sea posible. Asegurar que estos profesionales participen en los esfuerzos de participación familiar, los sistemas de disciplina y en la reapertura de las conversaciones para asegurar un enfoque informado sobre traumas para todos los aspectos del aprendizaje y la enseñanza. Todos los profesionales deben llevar a cabo una auténtica comunicación bidireccional y diálogos con las familias.

Proporcionar capacitación sobre prácticas informadas sobre traumas a los maestros y al personal de la escuela para que estén preparados para apoyar a los estudiantes y las familias durante el aprendizaje en el hogar y al regresar a la escuela.

Asegurar que los maestros y otro personal de la escuela reciban apoyo, incluyendo atención de salud mental, mientras las escuelas están cerradas y después de que reabran.

Los líderes de distrito deben recibir capacitación sobre la incorporación de la equidad racial en sus respuestas políticas.


Los legisladores y las agencias de educación estatales deben apoyar a los distritos para que continúen con el aprendizaje a distancia y mejorar los recursos para garantizar que todos los estudiantes y sus familias sean contactados y que los estudiantes tengan acceso a educación y apoyo.

Abordar la brecha digital a través de la promoción del acceso a Internet como una utilidad necesaria para una vida y un aprendizaje saludables y eficientes.  Las áreas rurales y los vecindarios de bajos ingresos tienen necesidades de conectividad particularmente urgentes. Junto con la conectividad, todos los estudiantes deben tener acceso a equipos y herramientas apropiadas en el hogar.

Proporcionar capacitación a través de los distritos escolares en plataformas de aprendizaje en línea, aprendizaje tecnológico y otros formatos de apoyo para el aprendizaje a distancia.

Tomar medidas extraordinarias para garantizar una comunicación directa y bidireccional con las familias. Junto con las conversaciones personales con los estudiantes, es de vital importancia incluir a los padres, cuidadores y hermanos mayores en la cadena de comunicación. Al mismo tiempo que se protege la privacidad, la comunicación por teléfono celular debe ser fundamental porque son los instrumentos más comunes disponibles para la mayoría de las familias.

Take extraordinary steps to ensure direct, two-way communication with families. Along with personal conversations with students, it is vitally important to include parents, caretakers and older siblings in the communication chain. While protecting privacy, cell-phone communication should be central because those are the most common instruments available to most families.

Apoyar programas acelerados de certificación de maestros para abordar la escasez, como el programa Transición a la Enseñanza de IDRA.

Proteger y aumentar el financiamiento ponderado basado en estudiantes en las fórmulas de financiamiento escolar, particularmente para poblaciones estudiantiles vulnerables como estudiantes de inglés, estudiantes con discapacidades y estudiantes de hogares de bajos ingresos. Estos pesos deben basarse en estudios de costos actualizados que representen las necesidades de un conjunto diverso de estudiantes y que representen COVID-19 y otros nuevos costos relacionados.

Cualquier financiamiento adicional de fórmula y financiamiento de emergencia, particularmente para poblaciones estudiantiles especiales, debe estar sujeto a reglas de rendición de cuentas y transparencia, incluidas las reglas y requisitos relacionados con auditorías anuales independientes.

Asegurar que las decisiones presupuestarias de los estados con respecto a los fondos existentes y suplementarios en respuesta a COVID-19 inviertan en nuestros estudiantes más vulnerables evitando recortes a la educación.

Garantizar que los estados mantengan las responsabilidades constitucionales de financiar sustancialmente las escuelas públicas para proporcionar una educación pública adecuada y equitativa. Esto significa que los estados contribuyen con más del 55% de la financiación para la educación pública. Los distritos escolares, que están sufriendo los impactos económicos de la crisis de salud pública, no deben sentirse obligados a gravar a los residentes sólo para satisfacer las necesidades educativas básicas.


Los estados y los distritos escolares deben centrar los esfuerzos en el mantenimiento de las escuelas públicas.

Considerar un año escolar extendido para el calendario académico 2020-21 para apoyar a los estudiantes. Los Estados deberían ayudar a ello con la financiación adecuada.

Implementar una moratoria sobre la expansión de escuelas charter y los operadores privados de las escuelas públicas; todos los recursos deben centrarse en apoyar y revitalizar las escuelas públicas en respuesta al COVID-19.

Suspender los sistemas de calificación escolar que castigan, como las calificaciones de responsabilidad de A-F, para los distritos escolares y los campus a través de al menos el año académico 2021-22 en favor de sistemas de rendición de cuentas más significativos. Por ejemplo, en Texas, con la suspensión STAAR para la primavera de 2020 y un mosaico de cierres programados y respuestas entre los distritos escolares de Texas dada la falta de acción uniforme en todo el estado, los distritos escolares no pueden planear eficazmente para el año escolar 2020-21. Esto hace que las calificaciones de rendición de cuentas para los años académicos 2019-20 y 2020-21 sean imposibles de evaluar de manera precisa y justa.

Proporcionar a las escuelas en el estado de cambio de apoyo continuo y no penalizarlas en base a los plazos cambiantes para los planes de mejora. Cualquier plan que conduzca a consecuencias extremas, como las adquisiciones estatales por parte de las agencias educativas o la gestión privada de las escuelas públicas, debe pausarse para permitir que esas escuelas respondan a las ramificaciones COVID-19 sin temor a consecuencias de alto riesgo.


Sección 2: Preparación para las Sesiones Legislativas Estatales

Fase I: Asegurar la equidad en los presupuestos locales y estatales

La pandemia ha asfixiado a la economía y ha sumido al país en un declive económico. Sin embargo, los estudiantes no deben pagar el precio con sus educación. Para hacer frente a los presupuestos ajustados, IDRA recomienda lo siguiente.

Evite los recortes generales a los servicios de educación y salud.

Utilice los Fondos estatales de Estabilización Económica (o “Fondos del Día de la Lluvia”) para estabilizar el financiamiento del distrito escolar para los gastos relacionados con COVID-19.

Identificar y desarrollar nuevos mecanismos de generación de ingresos para los presupuestos estatales, como restaurar los niveles anteriores del impuesto sobre franquicias e implementar impuestos sobre más servicios.

Aumentar los recursos para el personal y los programas de apoyo familiar, incluidos especialistas en apoyo a los padres y enlaces familiares.

Asignar fondos para capacitar, atraer y retener maestros para cubrir la escasez de maestros, que probablemente aumentará. Específicamente, las escuelas a menudo carecen de suficiente educación bilingue y maestros de educación especial. Proporcionar apoyo para los programas de crecimiento propio ayuda a aumentar la fuerza laboral local de los maestros.

Priorizar la equidad a medida que los distritos escolares realinean sus presupuestos para satisfacer las necesidades de los estudiantes y abordar el impacto de la pandemia en sus comunidades locales.


Fase II: Prevenir futuras interrupciones masivas en el aprendizaje de los estudiantes

La pandemia ha dejado claro que nuestras escuelas son vulnerables a perturbaciones masivas debido a la salud pública imprevista y los desastres naturales. Debemos fortalecer nuestro sistema de educación pública para sobrevivir a eventos futuros sin interrupciones masivas en el aprendizaje de los estudiantes. Para lograr esto, IDRA recomienda lo siguiente.


Los Estados deben implementar salvaguardias para los estudiantes que puedan verse más afectados por las interrupciones educativas.

Evitar cualquier recorte estatal o local a programas de educación bilingue/ESL, educación especial, pre-kindergarten y cualquier otro programa de instrucción que afecte directamente a los estudiantes.

Dirigir los fondos estatales asignados y de emergencia a los estudiantes de los distritos escolares públicos y evite el flujo de dólares públicos a entidades privadas que capitalizan tiempos de crisis. Esto incluye no permitir vales, ampliar las cuentas de ahorro de la educación y los créditos fiscales, los “micrograntes” individualizados de forma privada, las disposiciones de servicios equitativos sesgados y cualquier otro mecanismo que desvíe los fondos públicos de los estudiantes de escuelas públicas.

Permitir que los distritos reasignen fondos locales hacia el personal y los recursos que ayudan a los niños a estar más seguros y saludables en las escuelas. Esto incluye aumentar el personal de consejería, los trabajadores sociales, las enfermeras y otro personal de apoyo a los padres y la familia.

Los fondos locales se pueden reasignar de otros departamentos que no apoyan inmediatamente el bienestar o el éxito académico de los estudiantes, como la policía.


Los estados y los distritos escolares deben desarrollar prácticas, políticas y capacitación equitativas para todos los maestros, el personal y representantes del distrito.

Adoptar resoluciones de equidad racial de la junta escolar e incrustar sus componentes en sus planes estratégicos para asegurar que todas las operaciones del distrito prioricen la equidad racial. La pandemia y las recientes manifestaciones contra el racismo y la violencia policial ponen de relieve las antiguas desigualdades raciales en nuestra sociedad. Las políticas de equidad racial que contienen directivas políticas claras e implicaciones para las prácticas distritales ayudan a centrar la equidad racial en la gobernanza del distrito, la revisión de políticas y las prácticas que van desde el personal y la presupuestación hasta el plan de estudios y la participación comunitaria.

Asegurar que los planes de respuesta de emergencia del superintendente y del administrador del distrito incluyan información de contacto actualizada y métodos de comunicación para cada estudiante inscrito en el distrito e identifique a aquellos que tienen más probabilidades de ser desplazados o afectados por una interrupción instructiva.

Guiar las políticas y procedimientos del distrito para priorizar la equidad en sus pautas e instrucciones a los distritos escolares. Esto podría incluir: suspender prácticas disciplinarias y consecuencias punitivas para los estudiantes; mejorar los sistemas de gestión de datos para proteger los datos de los estudiantes en entornos educativos virtuales y presenciantes; reforzar los esfuerzos de participación de los padres y la comunidad para asegurar el alcance al 100% de las familias de los estudiantes inscritos; realizar análisis de necesidades de forma regular; la adopción de cursos de estudios étnicos; formación regular de equidad en todos los niveles de personal.


Texas Comptroller (2019). Texas’ Digital Divide. https://comptroller.texas.gov/economy/fiscal-notes/2019/oct/divide.php

Share